Bloodthirsty (2021)

Bloodthirsty es el nuevo trabajo de la directora Amelia Moses. La hemos podido ver en el Festival de Sitges, por el que ha pasado sin destacar demasiado ni llamar la atención, algo que me apena porque aunque no es una gran película, funciona estupendamente y creo que cumple su cometido con creces, mucho más que otras que si han levantado expectación o suscitado cierto interés y que luego no han valido la pena.

Se trata del segundo largometraje de Amelia,quién ya nos deleitó y cautivó, por lo menos a mi, con su opera prima Bleed With Me, una joyita que toca el tema vampírico de forma bastante interesante e inusual que creo vale la pena descubrir. En ella, Lauren Beatty, que también protagoniza Bloodthirsty estaba sobresaliente, como en la que nos ocupa. 

Hay que dejar claro de antemano que el cine de Moses no es un cine puramente terrorífico que busca dar miedo con sus monstruos, o sí, pero no en un sentido convencional, no con scare jumps, no con el monstruos en sí. Su miedo se destila de las situaciones que viven sus personajes, de sus traumas y conflictos internos, de lidiar con situaciones que son complejas. En ambos caso podemos decir que ante todo son dos meticulosos ejercicios de terror psicológico más que terror físico.

La historia de Bloodthirsty narra la historia de Gray, una cantante indie cuyo primer álbum se convierte en un gran éxito de ventas. Ahora tiene que afrontar su nuevo disco y la presión está pudiendo con ella, la responsabilidad es máxima, empezar con un debut exitoso siempre es peor que empezarlo con algo que no llame la atención. ¿Está contándonos algo acerca de sus propios miedos Amelia Moses? Es muy posible. Gray, será invitada por el exitoso, a la par que excéntrico, productor musical Vaughn Daniels para trabajar en su segundo disco en su remoto estudio en el bosque, un sueño hecho realidad. Si bien, no todo es oro lo que reluce, y lo que parece una oferta de ensueño, se puede convertir en una pesadilla. Una vez en el estudio de Vaughan empezarán a tener lugar extrañas situaciones que darán que pensar en que hay un hombre lobo en el lugar, ¿o acaso es una mujer lobo?

Pronto veremos como la guía de Vaughan confiere seguridad a Gray, hasta el punto que su carácter empieza a cambiar, y también empiezan a tener lugar algunos cambios físicos, su «hambre aumenta» el relacionado con los alimentos pero también el de otro tipo, la ambición, y su relación con su novia (Katharine King So) empeora notablemente. Gray que es vegana, empezará a verse atraída por la sangre sin medida, algo ue recuerda al planteamiento de Crudo (Raw, 2016), el debut de Julia Ducornau.

Bloodthirsty es pues como decíamos una alegoría sobre el precio de la fama y sus sacrificios pero sobretodo una que habla sobre el papel predominante del hombre en la industria musical, del patriarcado, como en muchos otros sectores hasta no hace mucho, dígase cine, artes plásticas, etc. representado aquí por el poderoso productor musical que manipula, hiere, despersonaliza, abusa de su poder a Gray para convertirla en lo que él quiere. Simplemente pretende convertirla en un monstruos despersonalizándola, robándole cualquier atisbo de su personalidad.

Hay que destacar que la historia está escrita por Amelia Moses y la cantante Lowell, quién además comupuso toda una serie de canciones que nos adentran en el proceso creativo de la protagonista y en su mente, cada vez más oscura, que complementan la cinta de manera extraordinaria.

Una película que vale la pena ver y que se acerca al terror desde un punto de vista sutil, alegórico, y habla de la humanidad y la pérdida de esta entre muchos otros temas como he apuntado. No esperéis pues ni grandes momentos de acción o matanzas, aunque alguna muerte lobuna hay, ni transformaciones espeluznantes, aquí todo es mucho más sutil.

Comparte este texto:

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*


cuatro − 4 =

*