Crítica: Thanatomorphose (2012)

Thanatomorphose hand

«¿Nunca has visto a la muerte? Mírate en el espejo todos los días y la verás trabajando como abejas en una colmena de cristal». JEAN COCTEAU

Una de las mayores sorpresas del Festival de Sitges 2012 ha sido esta pequeña joya, opera prima del director canadiense Éric Falardeau, que se pudo ver en el marco del Brigadoon. La cinta reflexiona sobre la vida y la muerte, el vacío existencial, el maltrato de género, el vacío emocional, el cuerpo, la soledad, los fluidos corporales, el amor y su asuencia,etc…

Las influencias del film son evidentes, pero su director no se esconde de ellos, éstas van desde La Mosca de Cronenberg, a Inseparables, pasando por el cine del ultragore alemán Jörh Buttgereit (Nekromantic), influencias que se reflejan en la puesta en escena, la fotografía, la banda sonora, pequeños guiños en el atrezzo, el propio proceso de descomposición de la protagonista y su apartamento,etcétera.

Falardeau contruye un cuento claustrofóbico, oscuro, terrible, angustiante y sobrecogedor a través de la historia de Laura, un bonita chica cuya vida está vacía. Un día al levantarse detecta un moratón que irá avanzando irremediablemente hasta convetirse en un proceso de descomposición físico en toda regla. El proceso de muerte en vida, la podredumbre premortem, en lugar de postmortem que es a lo que alude el término Thanatomorphose.

Todos los detalles están cuidados para que el espectador acompañe a la protagonista desde el inicio de la película, para que empatice con ella, sienta su vacío, su insatisfacción vital, y asista al proceso de descomposición de Laura, que no es más que una somatización de su nihilismo vital, y se ponga en su piel. El tempo de la película, la fotografía oscura y con grano (aunque sea digital), la banda sonora y los efectos de sonido, la ausencia de diálogos, etc. juegan al servicio de la historia y aunque en algún momento pueda paracer que su metraje es excesivo no lo es en absoluto y en todo momento lo que acontece tiene una completa y absoluta justificación al servicio del mensaje. Nada es un non sense en esta cinta o quizás todo lo sea.

 

 

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*


veinte − nueve =

*