Megan is Missing-(missing my time)

Si alguien me preguntara en este momento cuál es la peor película de terror o de cualquier otro género que he visto diría sin pestañear «Megan is Missing«

Muchos cineastas se apuntaron al terror subjetivo, al falso documental, al cine de «found footage» a raíz del éxito que tuvo Paranormal Activity y es dentro de esta corriente donde centenares de cintas han florecido como champiñones, donde se encuentra Megan is Missing una película “inspirada” en media docena de casos reales, en los que varias adolescentes desaparecieron tras entablar  comunicación via Internet con una misteriosa persona.
Se trata de la historia de dos amigas, Megan Stewart (Rachel Quinn) y Amy Herman (Amber Perkins) de 14 y 13 años que desaparecen tras entablar contacto con un «chico» por internet, primero Megan y después Amy. Una es la guapa y popular de moral dudosa con núcleo familiar desestructurado y la otra la freak outsider, impopular y de conducta ejemplar casi monjil de família amorosa y perfecta. Pero pese a todo y todos, son las mejores amigas. Megan hace un amigo por el chat de video, al que no puede ver porque tiene la cámara estropeada, con el que entabla una estrecha relación. El día que queda con el desaparece pero nadie le puede encontrar. Luego su amiga empieza a investigar, a hablar con el mismo tipo el cual pronto le dirá la siguiente es ella. Luego lo obvio.
De la hora y veinticinco minutos que dura la película, una hora y cinco minutos se corresponden a la construcción de una historia simplona, manipuladora y engaña bobos en la que no sucede absolutamente nada, o lo que ocurre es infame, aburrido, tópico, con tufo a falso y soporífero. Nadie puede creerlo, y de hecho ya nos adelanta al iniciar la cinta que se trata de una reconstrucción de lo ocurrido. Una historia construida sobre supuestas grabaciones de video de Megan y su amiga con diversos soportes como su cámara de video, los móviles o la web cam, incluso con cámaras de seguridad y mediante documentos provenientes de la tv. Los últimos 20 minutos, son explícitamente anunciados a bombo y platillo en la pantalla como metraje real (el found footage). Y sí, se trata de lo peor de todo porque es cuando uno ve claramente que es la razón última de la concepción de esta película, que el resto es solo una trampa, algo para decorar lo que verdaderamente se quiere explicar o mostrar que no es otra cosa que la crueldad a la que se expone a Amy y el descubrimiento de lo que  «verdaderamente» le ocurrió a Megan, como si hiciera falta desvelarlo y sobretodo mostrarlo.

Megan is Missing es el peor lobo con piel de cordero que he visto en tiempos puesto que supuestamente lo que explica son los peligros de internet y una ligera crítica a los medios de comunicación cuando en el fondo de la cuestión solo quiere regodearse en las consecuencias de lo que lo ocurren a las protagonistas del relato. El resto como he dicho es una excusa.
Cuando finalicé el metraje, pensé en todos aquellos que dicen que la película es buena, muy buena, que la puntúan con notas altas, que me la recomendaron a mi y recomiendan a otros  y no logro entender que le han visto. La cinta no contiene ni en cuanto a forma ni el fondo nada original o innovador. Se trata de una historia aburrida, carente de tensión y de construcción narrativa, una mera excusa para mostrar una violación, algunas escenas de secuestro, humillación y violencia filmadas con una handycam como si fuera algo real. ¿Acaso pretende fucionar como las ya lejanas y supuestas snuffmovies de los ochenta pero aprovechando las nuevas tecnología y por lo tanto la facilidad de que material de este tipo exista queriendo vendernos una snuffmovie del siglo XXI? ¿Se trata de un cuento para nuestra juventud y nuestro hijos en la era de internet, aquel de Caperucita roja quizás? Quizás lo sea, pero decididamente a mi no me convence. En el fondo creo que los posibles mensajes que se desprenden de la cinta son más bien maniqueos, algo premeditadamente hilado como argumentación que auto justifica semejante bodrio y exhibición de violencia por la violencia.
Sin duda ha sido la peor manera de perder una hora y media de mi vida. No os recomiendo que habiendo tantas y tantas propuestas interesantes de cine de terror lo perdáis con semejante peñazo.

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*


*