HELLSTAR REMINA de Junji Ito

Ficha técnica

Título: Hellstar Remina
Edición original: Jigokuboshi Remina
Guión y dibujo: Junji Ito
Formato: 291 páginas, b/n, rústica
Editorial: ECC Ediciones
PVP: 11,95 €
ISBN: 978-84-16475-02-5
Valoración: 5/5

Un planeta desconocido aparece por un agujero de gusano. Su descubridor, el Profesor Ooguro, le pone el nombre de su única hija, Remina. El descubrimiento recibe los máximos elogios y Remina también se hace famosa… Pero el planeta provoca la desaparición del resto de astros, poniendo también a la Tierra en peligro.

Hoy regresamos con Junji Ito. Un autor que se ha convertido en un indispensable de quién suscribe estas líneas, sin duda uno de los renovadores del terror japonés, me atreviría a decir a nivel general. Hasta la fecha hemos podido disfrutar de UzumakiBlack Paradox, Gyo I y II y su obra más reciente, la episódica, Fragmentos del Mal.

junji

El enfant terrible del manga de terror Junji Ito ataca de nuevo a los lectores con este sugerente título Hellstar Remina. Se trata de una historia autoconclusiva de 251 páginas que además se complementa de un caramelito de regalo, que no es otro que la historia corta Cien millones de solitarios. Hellstar Remina explica la peculiar historia de un científico, que descubre un nuevo planeta que aparece en nuestro sistema solar a través de un agujero de gusano. El buen doctor Oguro decide ponerle en nombre de su hija, Remina, algo que desencadena una extraña situación, y es que de pronto todos quieren a Remina, incluso le dan un programa de televisión que la catapulta al estrellato. Remina cada día es más y más famosa incluso tiene un agente, un club de fans… Hasta que un día empiezan a desaparecer algunos planetas del sistema solar y los científicos concluyen que el culpabable de esta desaparición es el planeta Remina.

HR_Portada

Cuando la noticia se filtra a los medios, la población entra en pánico y es entonces cuando la cosa empieza a complicarse. Remina impactará contra la Tierra haciéndola desaparecer….Los ricachones intentarán salvar el pellejo lanzando una nave al espacio que les conduzca al planeta Remina, mientras que la gran masa pierde la perspectiva de las cosas y empieza a culpar al profesor y a su hija de esta catástrofe. No tardarán en aparecer sectas y fanáticos que guiarán al pueblo en una loca cacería del profesor Oguro y su hija Remina. Mientras estos tratan de huir de la población borreguil e irracional, el planeta Remina llegará a la órbita de la tierra y pronto veremos que no todo es lo que parece, pues Remina oculta un gran secreto. En el momento en el que Remina entra en la órbita de la tierra es cuando la historia se desmadra en todos los sentidos, la acción se dispara, la locura toma las riendas de las situaciones, y se suceden las persecuciones, las torturas, los asesinatos, las crucificciones…y por supuesto las mutaciones.

hellstarrem

La historia que plantea Junji Ito, es un relato apocalíptico con pinceladas de su ya habitual terror pasado de rosca, con un poco de gore y mucho onirismo. Como siempre sin coartar su imaginación expone a nivel visual su pesadilla con un dibujo con el que se conecta fácilmente, dinámico y con un ritmo narrativo interior natural, al tiempo que desprende siempre grandes dosis de inquietud. El guión, escrito como es habitual por Junji Ito, es bastante sólido y por lo poco una manera bastante original de enfrentarse a un tema tan sobado como es el fin del mundo y las historias apocalípticas, al tiempo que narra sin tapujos un relato sobre la hipocresía, el control mediático de la población, la facilidad de manipulación de la gran masa, así coo aprovecha para arremeter contra las religiones y la sectas, la clase política, las clases adineradas y poderosas…una delicia de relato sobre la destrucción del planeta, no solo debido a causas externas, sino también en parte, debido a la propia naturaleza egoista, altanera y simple de la humanidad porque, el hombre es un lobo para el hombre.

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*


*