Vampire Girl Vs. Frankenstein Girl


Vampire Girl Vs. Frankenstein Girl (Japón, 2009)
85 min / Color / HD / 2009

Directores:Naoyuki Tomomatsu;Yoshihiro Nishimura
Guión: Naoyuki Tomomatsu basado en el cómic de Shungicu Uchida
Productor: Hidehiro Ito
Director de fotografía: Shu G. Momose
Editor: Yoshihiro Nishimura
Música: Blood-Stained Fellow
Supervisor de efectos visuales: Tsuyoshi Kazuno
Efectos Gore: NISHI-ZO Co., LTD
Maquillaje FX: Taiga Ishino
Intérpretes: Yukie Kawamura (Monami Aruñado), Takumi Sayito (Jyugon Mizushima), Elly Otoguro (Keiko Furano), Kanji Tsuda (Kenji Furano), Eihi Shiina (Monami’s mother)

Últimamente ha aparecido en el mercado una nueva línea dentro del género del terror asiático, de orígen nipón, que se ha ido posicionando en el panorama que hasta el momento era un terreno exclusivo de un tipo de terror realizado dentro de los cánones más clásicos del género y de las tradiciones orientales.  Esta nueva línea de cine splatter ha llegado con fuerza de la mano de títulos como The Machine Girl, Samurai Princess, Tokio Gore Police, o esta no menos destacable Vampire Girl vs. Frankenstein Girl.

Se trata de un contragolpe al cine comercial que ha inundado las pantallas de los cines orientales y se han exportado al mercado occidental sin escrúpulos desarrollando sagas como churros.

Esta nueva clase de producciones básicamente obedecen a un esquema tipo: chica protagonista dispuesta a aniquilar cualquier cosa que se le ponga por delante para evitar su felicidad, litros de hemoglobina, gore a raudales, humor negro, comicidad absurda y bizarra y sobre todo algo que ha tenido una aceptación por las referencia clásicas a otros géneros muy amados por los orientales como es todo lo relacionado con los “mechas”, es decir los mutantes o cyborgs que tienen una relevancia fundamental posiblemente de tipo metafórico.

La cinta ha sido dirigida por Yoshihiro Nishimura y Naoyuki Tomomatsu directores de la misma generación que han confluido en esta línea de género cinematográfico y que trabajan muy cómodos juntos por los resultados que estamos viendo. Yoshihiro Nishimura ha destacado por su trabajo en la industria en el área de maquillaje de efectos especiales y cuenta entre su filmografía las destacadas Suicide Club (2002), A Larva to Love (2004), The Machine Girl (2008), L: Change the World (2008) y la destacada Love Exposure (2008). Como director ha realizado Speakerman: The Boo (2004),  la aclamada Tokio Gore Police (2008) y recientemente el cortometraje 63 minutes Later (2009)seguramente con intención de mostrar a occidente otra cara como realizador con intención de abrirse una puerta en occidente? Naoyuki Tomomatsu, es ampliamente conocido como dibujamte de cómics, fue assistant de Shugicu Uchida y ha trabajado como guionista en cintas como Love Gosht (2001), Genkaku (2005) y Kujira (2008). Como director previamente ha realizado Eating Schoolgirls: Osaka Telephone Club (1997), STACY (2001) y Zombie Self Defense Force (2006) entre otras.

VG vs FG narra una historia ciertamente curiosa. Mimori es la chica nueva del instituto que llega en un programa de intercambio que pasa sus días sin llamar la atención hasta que el día de San Valentín, le regala a Mizushima, un chico más bien apocado, tímido y tontorrón chocolate. Se trata de una tradición nipona que las chicas le regalen chocolate al chico que les gusta el día de los enamorados. Este acepta y al comerse el bombón que le ha preparado Mimori (chocolate con un corazón de sangre de la propia Mimori) es cuando empiezan los problemas ya que Mimori es una vampiresa. Mizushima es además el novio “a la fuerza” de otra de las alumnas del centro, Keiko, la hija del vice-director (que es un científico loco) que es la líder de una especie de lolitas góticas (Gothic Lolitas, subcultura Gothloli). Hasta nueva situación hará que los celos se coman a Keiko y se enfrente a Mimori, enfrentamiento en el cual morirá, pero su padre que se dedica a reanimar muertos, la revivirá con algunos reajustes que la convertirán en la renovada Keiko, la Frankenstein girl.

Las referencias y homenajes a otras cintas de terror están omnipresentes desde el inicio empezando por el leit motive de la cinta que son dos grandes clásicos que revisitará Frankenstein y Drácula. Por supuesto no se queda aquí la cosa ya que se podrán ver claras referencias visuales a Re-animartor, guiños a clásicos como La pequeña tienda de los horrores en uno de los números que muestran ciertas escenas de desmenbramientos con una música de fondo que todos los amantes del género recordarán, o los no menos descarados guiños a la Troma de la mano de las Ganguro girls o las chicas de las asociación que participan en el torneo de cortarse las venas. También son claras en este tipo de producciones, y ya no solo en esta, las referencias a la Nueva Carne y los mechas en las que los cuerpos humanos mutan en otras cosas en las que ciencia y humanidad, carne y mecánica se entremezclan para dar a luz nuevos súper seres. Curioso es guiño que hace la cinta al género al aparecer en un cameo Takashi shimizu, director de la saga Ju-on (La maldición) o la aparición de la protagonista de Tokio Gore Police.

Está claro que en este tipo de producciones no hace falta buscar mucho el argumento ni la profundidad de los personajes porque no solo no la vamos a encontrar si no que nada más lejos de la intención de los autores que eso. Lo que aquí se busca es la diversión extrema, las reacción revulsiva, el espanto y el rechazo de la mano de las atrocidades más inverosímiles que se nos puedan ocurrir.

Como hemos visto el argumento es de un absurdo estremecedor, como no lo son menos las situaciones concretas que se desarrollan durante el metraje. Pese a ser una cinta que no llega a los 90 minutos se hace pesada en gran parte porque se trata de un encadenamiento de situaciones hilvanadas con fragmentos argumentales insulsos y alargados hasta el límite para dar un mayor metraje a la cinta y una cierta sensación de continuidad argumental. La cinta se basa en un manga de título homónimo y aunque visualmente está muy bien trabajada a nivel narrativo adolece de lo mismo que muchos trabajos manga, y es la falta de continuidad que vaya más allá de un encadenamiento de situaciones.

Los personajes son completamente planos, y aún así, hay que destacar la interpretación de algunos de los actores que aparecen siendo conscientes del tipo de cinta que estamos viendo. Yukie Kawamurae sabe imprimir ese carácter burlesco que posee la chica vampiro, y lo dota de rasgos expresivos que consiguen transmitir matices de ese humor negro que es la base vital de su personaje.  Nada desdeñable la presencia del resto de actores cada uno en su desbocado papel.

La cinta realizada en HD adolece de un exceso de efectos generados por CGI, muy típicos de las producciones niponas, que personalmente me gustan tan pocos como las escenografías informáticas típicas del cine de Hollywood. Este tipo de efectos informáticos le quitan romanticismo al género gore y por supuesto le hacen perder plasticidad y corporeidad a un género que necesita que los desmembramientos, sean lo más matéricos posible para imprimir ese asco y brutalidad tan característico del género del exceso por antonomasia.

Pese a esto cabe destacar la fotografía de la cinta estupendamente orientada a conseguir resaltar los rojos de la hemoglobina que se encuentra omnipresente. Un trabajo que busca conseguir efectismo y esteticismo de manera elegante y compensada. Destacar así que se trata de un excelente trabajo de Shu G. Momose, que curiosamente es una fotografía luminosa y multicromática, que la acerca a la estética manga, caracterizada por su cromatismo, que desplaza la producción de los ambientes góticos y malsanos de las producciones de terror. De hecho en algunos momentos los colores de la cinta la acercan no solo al manga, sino a la estética kisth.

La realización también peca de cierto exceso compositivo similar al de un videoclip, es decir un exceso de aceleración en el montaje, planos cortos, de duración mínima, multi-ángulo imposible, etc. sobretodo en aquellas escenas que le interesa exaltar al realizador como las peleas. Cierto es que las dotan de dinamismo pero al tiempo chocan en exceso con el resto del metraje narrado con parsimonia y lentitud buscada para alargar el metraje dando un resultado irregular al conjunto.

Pese a todo, Vampire Girl vs. Frankenstein Girl, no es una cinta de arte y ensayo sino que es puro divertimento encontrado, y cumple con su misión de largo, caracterizada por el gamberrismo, las situaciones bizarras, los excesos y unas grandes dosis de humor negro representado en ciertos personajes como las cortadoras de venas (las retoma de Gore Tokio Police) y sobretodo las chicas Ganguro que quieren ser negras y cuyo líder espiritual no es otro que Obama que no tienen desperdicio, ejemplos en los que vemos una burla de ciertas tendencias que están de moda  entre los jovenes nipones. La chica vampiro aunque con poco diálogo también tiene su sarcasmo y sentido del humor ácido como en su diálogo  al final de la cinta con Mizushima .

Aún así, y pese a que la hemoglobina y los desmembramientos son el leit motive y el fin de la cinta, debido a algunos puntos en común de este tipo de cintas, y que están presente también en esta, nos da que pensar que pueden tener en el fondo un mensaje oculto común que no es otro que la transformación de los valores tradicionales de la sociedad nipón, caracterizada por el machismo y el rol imperante del hombre en el que la mujer tiene poco que decir, hacia otros valores más modernos y cercanos a la cultura occidental en el que se reivindica el papel protagonista de la mujer en la sociedad. Esto lo podemos ver en varios lugares comunes que podemos ver tales como que  siempre las protagonistas son mujeres, que alcanzarán su meta de manera independiente, lo harán siempre por si mismas y sin ayuda de los hombres. Estos básicamente encarnarán a los psicópatas, científicos locos, etc que las quieren aniquilar y anular, como personas y por lo que representan,  contra los que habrá que luchar a muerte. Por lo tanto reivindican el lugar de la mujer en la sociedad actual con unos roles modernos: independientes, protagonistas, autónomas, con recursos, luchadoras, inteligentes, duras, etc. La caída de los valores tradicionales aparecen encarnados en los antagonistas de las protagonistas de las cintas en cuestión y básicamente vienen a ser hombres de estamentos policiales, militares, políticos o científicos, comunidades de las que han sido apartadas por décadas. En esta cinta además lucha contra Frankenstein girl que una vez realizada su transformación por el científico loco no será otra que una encarnación de la imagen de la mujer tradicional, concretamente lo hace utilizando la figura de la geisha.

Al margen de estas tribulaciones Vampire Girl vs Frankenstein Girl no tiene distribución por el momento en nuestro país en ningún formato, nosotros la pudimos ver en el Festival internacional de Cine Fantástico de Sitges, pero si se tiene la oportunidad merece la pena verla como una curiosidad del nuevo splatter japonés que ha dado a luz la industria indie nipona.

1 Comentario

  1. Hola, como estas? Soy Lucas Robledo, y tengo un sitio llamado Celuloide Mutante, donde nos encargamos de subir noticias, reseñas, relatos, dibujos y otras genialidades que tengan que ver con el genero bizarro, de terror, ciencia ficcion, manga, anime y un puñado de locuras mas.

    Me atrevo a escribirte por que he visto tu pagina, me ha gustado mucho, y me gustaria pedirte si podemos intercambiar links, el famoso “blogroll”.

    Saludos, muchas gracias, y disculpa las molestias!

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*


*